miércoles, septiembre 05, 2007

De las tardes

Hace ya algunas semanas
que me llevan las mañanas
descifrarte en tu mirada y en tu voz
que nunca he sabido cuanto me has contado y cuanto no
cuanto solamente lo imagino yo
.

Cuanto tiene de ser cierto el paso a tus parques abiertos
y a las frescas sombras de tu pabellón
luego todo lo respondería esa tarde que me des
aun que solamente sea por una vez.

Entre amores y distancias
de entre sueños sin sustancias
y entre todo lo que no ha llegado a ser.

Si me dieras una tarde para conversar mejor
desdibujando las ropas con que vistes tu rumor
podría mirarme en tus ojos si te asomas hasta a mi
si te dieras una tarde, una tarde por aquí.

Si te tuviera una tarde
para abrevarme en la voz murmurante de tus fuentes
una tarde para dos, una tarde para siempre
por las tardes que no estás, por las tardes que no han sido
y por las que ya no te vas.

Una tarde solamente de tu vida
tan solo un instante de tu juventud
unas horas de tus horas y salidas
al quizás de un mutuo encuentro
que logremos ver adentro uno del otro
un quizás que tu volvieras realidad.

Una tarde que me dieras
cualquier tarde de este mes
para tardarme intentando
llevarte una y otra vez
aplicando con mis labios
en tus labios de canción
la balada del encuentro
del verano con la flor.

Quien te tuviera una tarde
para andarte, recorrer
las veredas, los atajos
en los campos de tu piel
recorriendo amante, valles, lomas
cauces de agua y flor
conquistando tus llanuras
toda una puesta de sol

Solo dame algún tarde
y yo me vuelvo una canción en tus labios.

Procurando y sorprendiendo
por todo el atardecer
tu sonrisa más bonita
si te dejas conocer.

Fernando Delgadillo

2 comentarios:

Arturo dijo...

y dale con la trova!

Anónimo dijo...

Muy buena cancion :D