lunes, febrero 19, 2007

CONSOL 2007: Fin

El viernes pasado tocó a Gustavo exponer sobre integración de software con SL. Estuvo trabajando muy duro con la presentación y con los ejemplos durante los dias anteriores y finalmente llegó el momento.

Me tocó asistirlo en la presentación, con las láminas y con los ejemplos que se usaron. Hubo un momento que me trabé, tuve un lapsus brutus de varios segundos, Gus saltó al teclado y conseguimos continuar con la exposición :P

Al final, me queda resumir lo que ha sido este CONSOL.

Poquito. Me hubiera gustado estar al menos un día completo.
Emocionante.
Desorganizado :( El viernes tuvimos que esperar cerca de 40 mins por el expositor anterior inició más tarde de lo planeado. Algunos voluntarios tenían enormes dudas de como reaccionar a estos imprevistos. Costo algo de trabajo llegar a algunos auditorios y... ya. Nada más.

Finito.

CONSOL 2007: Principio

Este año hay muy poco que contar. Si bien tuve la oportunidad de participar como ponente, por cuestiones de trabajo no pude asistir al menos un día completo como el año anterior. Sin embargo la experiencia como expositor fue harto interesante.

De inicio, tuve que llegar a la oficina debido a un reunión que se agendó antes del medio día. Malo, malo, malo. Todavía venía con la presión de probar por enésima vez los demos que iba a presentar. Como sea y como fuera, la reunión se fue como agua y tuve alrededor de una hora para repasar y probar la presentación y los demos y hasta para avanzar algo con la presentación del viernes que iba a presentar Gustavo.

Al llegar mi hora límite, agarré todos mis tiliches y me fui. Tomé el metrobus en Insurgentes y me fui menseando por todo el recorrido hasta llegar a la terminal. Me saltaron los ojitos cuando ví un Starbucks cerquititita de la estación pero recorde mi intención de no tomar café para no ponerme más nervioso. Sin embargo, la panza reclamó lo suyo y pasé al Burguer King que está a lado. Sin prisa pero rápido (no puedo evitarlo) comí mi hamburguesa y salí para recorrer el tramo desde la terminal del metrobus hasta la Facultad de Ingeniería.

El recorrer los extensos jardínes y ver la multitud de chavos y chavas me impuso bastante y a la vez me invadió una vaga melancolía, un sentimiento extraño de "no pertenencia" que me caló muy hondo. Con las manos húmedas y completamente desorientado seguí caminando hacia donde según mi memoria se encontraba la sede, claro, sin preguntar para no notar mi "no pertenencia".

Mi desasosiego se perdió al doblar la esquina y ver de reojo el gran anuncio verde del CONSOL, sin más, me dirigí con la inquietud de encontrar el registro y fanfarrosamente anunciarme como ponente. Fue fácil, estaba a la izquierda de la entrada principal y lo dificil fue conseguir un pedazo de voz para presentarme. En la impetuosidad de mis nervios llegué una hora antes de lo planeado, así que me puse a mensear un rato y a debrayar que hubiera sido de mi vida si la soberbia y ego no se hubieran impuesto. La espera fue larga, más larga que la hora que marcó el reloj, viendo a grupos de alumnos, amigos, amigas, bromear y saludarse efusivamente por la celebración del día.

El reloj marcó la hora pertinente y me acerqué de nuevo al registro para que me ubicaran en el espacio de la ponencia. No lo hubiera hecho. Cuando me llevaron al auditorio me temblaban las piernas y volví a sentir húmedas mis manos.

Era inmenso. Y practicamente vacío.

Faltaban más o menos 10 minutos para empezar y fui acomodando y conectando mi equipo, arrancando las aplicaciones para perder el menos tiempo posible esperando y el voluntario me preguntó si ya iniciaba. Al mal paso darle prisa. Con una breve introducción me aventaron al ruedo y cuando quede de frente a los espectadores prácticamente se me fue el alma.

En fin, ya estaba ahí. Con una voz vacilante, trémula por momentos (que bueno que no grabé nada) fui avanzando lámina por lámina, exponiendo el tema con algunos titubeos (todavía se me agolpan las ideas) y fui viendo como por partes de fue llenando el auditorio, bueno un poco más o menos que la mitad. Cuando llegó la parte de las demostraciones tomé asiento y definitivamente ahí me desconecté del escenario, simplemente era yo platicando lo que iba a demostrar y me fui explicando todo.

Algunas preguntas cayeron, las respondí lo mejor que pude. Seguí con la segunda parte de la demostración, corriendo los ejemplos en Linux (ahora si funcionaron) y cerré solicitando a la audiencia que me acribillara con preguntas. Afortunadamente no me fui en blanco y encontré a más de dos asistentes que me cuestionaron con varios puntos.

Di las gracias, me entregaron mis obsequios y me salí.

Me alcanzaron algunas personas y estuvimos comentando sobre el tema y cosas relacionadas. Y aún me di tiempo para asistir a dos conferencias más, platicar con algunos de los asistentes e intercambiar pato-aventuras con varios de ellos.

Finito.

miércoles, febrero 07, 2007

Pendejez a la mexicana

No se por donde comenzar...... Por el principio pués.

Checando los blogs de la comunidad del Software Libre, me encontré un post en el blog de Xiam que me dejó con los ojos cuadrados.

Resulta que diputados.gob.mx fue objeto de un Google Hack. Aparte de lo malo que es esto, resulta que se encontraron varios archivos piratas, videos pornos y demás menudencias.

Siendo actualmente también un empleado de gobierno, no me sorprende. :O. Pero tampoco es para tomarlo con ligereza. Existen incontables legiones de huevonazos, de jefe pa'rriba, que militan en los diferentes apéndices del Estado que conocemos como Secretarías. Y sí, como dicen, generalmente tienen esas particulares costumbres.

Hay que ser cerdos pero no tan hocicones.

Si la voy a tirar, la pongo en una bolsa o en una caja o agarró a un buen lamebotas para que se deshaga de mis detritus. Hasta para eso son idiotitas. En este caso agarraron a un (obviamente) inútil admin que tal pareciera que su empeño fue demostrar que los sistemas operativos libres son inseguros.

No puedo decir más. Me duele la panza de risa y coraje. Pa'más referencias:


Finito.

martes, febrero 06, 2007

Pater

El viernes pasado fue el cumpleaños de mi padre. 61 años. Si bien nunca ha sido muy afecto a las reuniones y celebraciones este año practicamente el organizó su fiesta.

Asistieron todos sus hermanos, mis primos y familia de parte de mi mamá. Y como acostumbra cuando es anfitrión estuvo re-te movido. La diferencia con años anteriores es que lo ví a gusto, féliz, animado.

Mi hermano le tomo una foto donde lo veo enorme, fuerte, sólido.

A los 9 0 10 años lo molestaba diciéndole que ya estaba viejo; el niño re-te inquieto, más o menos de la misma edad ya me lo ha echado en cara. Durante mi adolescencia muchas veces tuve que escuchar sus regaños, gritos y sermones. Hace poco el mayor de mis hijos me reclamó que no hago más que regañarlo, gritarle y sermonearlo.

Ahora soy padre. Si bien no tuve consciencia cuando nació mi primer hijo, después me cayó el veinte, y además de sentir la resposabilidad y entender el orígen de este cariño paterno-filial reencontré en mi el cariño por mi padre.

Siendo un hombre de pocas palabras, a veces tosco y mal humorado, mucho tiempo me quejé de no sentir cariño o aprecio de su parte.

Realmente, no importa. Quise, quiero y querré a mi padre, al igual que él a mí y yo a mis hijos.

Por toda la vida.

Finito.

Ponencia en CONSOL 2007

El asistir el año pasado al CONSOL fue una de las experiencias que más me ha motivado a continuar con la promoción y uso del software libre. Ver a chavos de prepa y universitarios con ganas de aprender, contrario a lo que pensaba, me emocionó. Y he de reconocer que me "medí" contra varios de los expositores que asistieron, dándome cuenta que me podía aventar y rifarme el boleto.

Pues bien, lo he hecho. Con la onda de evangelización sobre Mono, me animé a hacer una propuesta de ponencia y pues resulta que ahí está... en el calendario del CONSOL 2007.

Miércoles 14 de febrero, 15:30 horas
Auditorio 1 - Salón de Exámenes de Grado
Fac. de Ingeniería, Ciudad Universitaria.
Tema: Introducción al Proyecto Mono.


Algo que me ha limitado de andar invitando a diestra y siniestra, es que es un evento con regi$tro :(. Recientemente alguien me preguntó que si era software libre ¿por qué se cobraba al evento? Pues, para gastos de la organización, traer ponentes, papelería (posters, reconocimientos, gafetes, etc), sin embargo no descarto un escenario ideal donde no se cobrara un centavo.

A los que ya estén inscritos, los espero entonces; a los que no, los invito a inscribirse, no tanto por mí sino por todo el concepto de Software Libre.

Finito.

viernes, febrero 02, 2007